TERR - La terrible historia del niño que nadie quería cuidar en Ciudad Jardin.

La terrible historia del niño que nadie quería cuidar en Ciudad Jardin.


Hoy me contrataron para cuidar a un niño de 10 años en el Barrio Ciudad Jardin al norte de Barranquilla. Será buena paga para un par de horas. Claro que acepté de inmediato. Éste lo haría dormir temprano e invitaría a mi novio a que me haga compañía el resto del tiempo que falte.
Al llegar a la casa los padres me recibieron y me mostraron la casa… Es una casa lujosa y muy grande… Fácilmente podría perderme pero tenía planeado todo para esa noche. Saber exactamente donde quedaba la habitación de niño que cuidaría y el salón donde estaría a gusto con mi novio. El niño parecía retraído, no hablaba solo sonreía, creí que quizá no fuera un niño como cualquiera… Sino un niño especial y enfermo.
Pero sus padres no me dijeron nada de eso. Sólo me pidieron cuidarlo mientras ellos estaban fuera. En realidad parecían ansiosos por salir. Después que se fueron, lleve al niño a su habitación, le dije. -tú vas a dormir ya, nada de cuentos para dormir, ni canciones, nada de eso- pero el niño solo seguía sonriendo, no paraba de sonreír… Eso ya me pareció extraño.
Cuando entonces abrió su boca y me dijo. -¿me podrías traer el muñeco que está junto a mí clóset? No puedo dormir sin él a mí lado- yo entonces para que por fin se durmiera me levanté a buscar ese dicho muñeco. Cuando vi el muñeco que quería me impresionó un poco su aspecto pues se veía sucio, no tenía boca, solo unos ojos muy grandes y negros… Y no era el único muñeco así… Estaban dos muñecas más con el mismo aspecto, solo que estás las bocas estaban cocidas… Me dio escalofríos… Por qué tendría muñecos con tal aspecto de horror… Tomé al muñeco y se lo di.
Me senté en la silla que estaba cerca de la mesa de noche a esperar a que se durmiera pero, éste seguía con los ojos bien abiertos y esa sonrisa imborrable de su cara. Me estaba desesperando, éste no parecía querer dormirse, más ese muñeco horrible junto a él me ponía un poco nerviosa. Me levanté de la silla para estirarme un poco y saqué mi celular para hablar con mi novio, cuando ese niño me preguntó. -¿estás lista para morir hoy?- yo lo volteé a ver y ahí estaba abrazado de ese muñeco y con su sonrisa de oreja a oreja en su cara.
No le dije nada solo le apagué la luz y me salí del cuarto. Estaba harta de esperar, así que, que se durmiera solo, aunque les confieso que no pude evitar sentir un poco de miedo. Al salir al pasillo otra habitación estaba cerca de la de ese niño. Según yo solo él y yo estábamos en la casa pero, se oía como si alguien estuviera en ese cuarto. Me acerqué a la puerta y trate de ver por debajo de ésta… Pero estaba todo oscuro. Decidí bajar y dejar de imaginar cosas. Ese muñeco y el niño me habían alterado un poco los nervios.
Al llegar al primer piso tomé una botella de vino y una Copa. Llamé a mi novio, le di la dirección y éste no tardaba en reunirse aquí conmigo. Creo que eso me relajará un poco. Cuando en eso sonó el teléfono de la casa, pensé que podrían ser los padres del niño preguntando por él. Descolgué el teléfono y Contesté… Empecé a oír una risa muy maliciosa y burlona… Yo pregunté ¡¿quién era el chistoso de esa llamada!?… Pero éste sólo seguía riendo… Cuando entonces me di cuenta que era el niño quien había llamado quizá de otra línea de esa casa. Subí rápido las escaleras bastante enojada, cuando de pronto sentí que alguien más venía atrás de mí subiendo los escalones de ésta muy despacio… Me detuve casi en el último escalón hacia arriba… Me volteé y entonces vi a ese muñeco horrible sentado en uno de los escalones de enmedio… Corrí hacia abajo muy enfadada pues no me quedaba duda que ese niño aún no se había dormido y andaba con intenciones de asustarme… Al llegar al escalón donde estaba ese muñeco lo tomé y seguí bajando cuando algo me tiró y me hizo rodar hasta la primer planta… Me dolía todo el cuerpo… A como pude me levanté y mire por el rabillo de mi ojo como ese mocoso corrió hacia la cocina.
El muñeco había desaparecido, no lo vi más. Pero eso no
importaba, deseaba llegar hasta ese niño y hacerle pagar el que me haya botado de las escaleras…. No me quedaba duda que él había sido… Al llegar a la cocina éste estaba sentado en la mesa con un cuchillo en sus manos… Me miró y me dijo con su sonrisa macabra. -¡a mi muñeco le gustan tus ojos y tu boca! ¡más que todo tu boca!
Dice que entonces con tu boca en él por fin podría hablar conmigo-. Y se echó a reír a carcajadas… No pude evitarlo… Estaba asustada… Cuando de pronto mi celular sonó, tomé la llamada de inmediato pensando que podría ser mi novio cuando entonces escuchó una voz muy aguda en la línea que me dijo. -¡se esta acercando a tí! ¡corre!… Yo temblaba… Temblaba del miedo… Pero entonces comencé a correr hasta la puerta principal mientras oía como ese niño se carcajeaba… Se carcajeaba muy macabrantemente…
Vea tambien:  Fletero fue capturado en la Magdalena
Casi al llegar a la puerta apareció el muñeco frente a ésta… No entiendo cómo llegó ahí tan rápido… ¡es solo un muñeco! ¡cómo pudo caminar hasta ahí!… Por supuesto que no lo iba averiguar… Seguí caminando a la puerta principal cuando aquel niño venía corrieron detrás de mí… Al llegar a la puerta tomé al muñeco y lo tiré, puse mis manos en la perilla de la puerta, la giré pero ésta tenía llave… No abría… Mientras aquel niño se acercaba más y más a mí… Tenía que pensar rápido… Tenía que escapar de alguna manera… Entonces corrí hacia la planta de arriba… Intenté abrir la puerta del cuarto que estaba junto al cuarto de ese niño. Giraba la perilla pero ésta no abría… Entonces decidí meterme al cuarto del niño… Fue un completo error… Nunca debí haberlo hecho pero era mi única opción en ese momento… Abrí la puerta y me escondí en el clóset… Pero, ya no se oía nada… Era un total silencio… Cuando una respiración bastante acelerada oí tras mis espaldas… Quejidos de dolor en el tímpano de mi oído… Me quedé inmóvil… Alguien más estaba conmigo en ese clóset… ¡Dios mío!… ¿ahora qué hago?…
Seguía inmóvil y sin poder pronunciar ni una palabra dentro de ese clóset… Cuando entonces reaccioné y abrí rápido las puertas de éste y salí… Mire hacia el Clóset… Y ahí estaba… Mi novio… Agonizando… con una herida en la garganta… Estaba aterrada, me acerqué a él e intente detener la hemorragia pero ya era tarde… Éste había dejado de respirar… Yo me eché a llorar… Estaba segura que ese una a ser mi destino si no salía pronto de esa casa.
Cuando intenté mover el cadáver de mi novio mis ojos vieron lo que era una puerta pequeña dentro del clóset. Me acerqué a esta y abrí esa pequeña puerta… Al tocar el piso me di cuenta que ésta daba con el cuarto que estaba pegado a la habitación de ese niño…. Pero lo peor venía más adelante cuando empecé a caminar hasta dentro de ese cuarto… Dos sillas al parecer con dos personas sentadas en éstas… Cubiertos por sábanas negras… camine muy despacio hacia éstas queriendo saber qué se escondía tras esas sábanas… ¿estarían muertos? O… ¿aún seguirían con vida?… O simplemente eran muñecos como los que estaban en el cuarto del niño…
Eso iba a averiguar en ese momento… Me acerqué a una de ellas y comencé a levantar esa sábana… Temblaba… Mis manos sudaban… Temía lo que pudiera ver, pero tenía que hacerlo… Tenía que saber que era eso… Cuando al fin descubrí aquello que yacía sentado en esa silla me quedé perplejo… Era siniestro y espeluznante… Me acerqué a la otra silla y al igual que la otra levanté la sábana y solo tape mi boca para no gritar… Eran dos cadáveres… Dos cadáveres a los que le faltaban los ojos y sus bocas estaban cocidas… Igual como aquellas muñecas que estaban junto aquel muñeco que ese niño no se despega. Estaba en stock… No quería terminar así… Tenía que salir cuanto antes de esa casa. Cuando de pronto oí pasos acercándose a la habitación…
Cubrí lo más rápido que pude los cadáveres y salí de ese cuarto y me quedé en el clóset. Por la abertura de las puertas de éste podía observar como el niño entró con su muñeco al cuarto. Lo traía en sus manos y empezó a hablarle. -¡tú crees que ella esté aquí?… ¿dónde comenzamos a buscarla?… Ummm ya sé… Abajo de la cama… Camino con ese muñeco en sus manos hacia la cama y se agachó a ésta buscándome… Estaba muy asustada… Tenía que pensar cómo hacer para salir de ahí sin que se dieran cuenta. Cuando entonces el niño dijo.. -¿tú quieres que busque dentro del clóset?…
Entonces no me quedo más remedio que regresar al cuarto donde estaban aquellos cadáveres… Abrí aquella puerta pequeña de nuevo e ingresé a ese otro cuarto… Éste creo que se percató de eso porque comenzó a abrir esa puerta… Estaba aterrada… Entonces, me senté en una de las sillas donde estaba uno de los cadáveres y ese cadáver me lo subí a mis piernas y me cubrí totalmente con esa sábana negra… Le rogaba a Dios que no se fuera a dar cuenta…. ¡por favor que no me fuera a ver!… Cuando empecé a sentir aquellos pasos dentro del cuarto… El niño chiflaba y sonreía mientras buscaba por todo ese cuarto el encontrarme. Cuando de pronto sentí una puñalada en mi abdomen traspasando el cadáver que tenía encima de mí.
Vea tambien:  La terrofica historia de las "brujas" del Jardín Botánico
De nuevo otra puñalada a un costado de mi espalda…. Trate de no moverme y gritar mientras ese niño seguía chiflando y ese muñeco… Ese muñeco entonces se asomó abajo de la sábana y me vio con esos ojos negros y horribles… Comenzó a acercase a mí y con un cuchillo en su mano empezó a sacar mis ojos… Uno por uno… Era un dolor indescriptible que me hizo gritar sin parar mientras aquel niño se reía a carcajadas… Estaba desangrándome… Hasta que no pude más y me desmayé.
Cuando recuperé la consciencia intenté moverme pero no podía… Estaba ciega… No podía ver…. Quería gritar pero me era imposible…. No tenía lengua ni boca…. Y solo podía escuchar aquel niño que hablaba y se reía con alguien… Era su muñeco… Éste ahora tenía mi lengua y mi boca… Ahora hablaba sin parar con aquel Niño… Éste le decía… -¡se ve hermosa junto a las otras muñecas! ¡ahora son tres! ¡ellas nos van a acompañar por toda la eternidad, pues sus almas nunca podrán salir de esas muñecas… Están atrapadas ahí! Y comenzaron a reír sin parar cuando en eso entraron sus padres… Y uno de ellos le dijo al padre del niño… -¡sé que fuiste tú quién le habló a la ramera para que huyera, pero no te saliste con la tuya, ahora ella está dentro de esa muñeca al igual que las otras.
Vea tambien:  La historia terrorífica de Los Caños y sus voces Paranormales
Se dice que ahora ese niño es un gran brujo reconocido en la ciudad y que ubica su negocio en las entrañas de la Zona Cachacal al centro de Barranquilla y siempre le ciuenta su historia a quienes llegan a ese lugar, de la niñera hace más de 20 años que sucedieron los hechos, no se ha sabido más nada.


Like it? Share with your friends!

error: Content is protected !!